Siempre me han gustado los gatos. Estos pequeños felinos tienen una personalidad tan fuerte que son dignos de mi admiración. Sin embargo, nunca tuve la oportunidad de tener un gato. Cuando de pequeña le planteaba la opción a mi madre, ella simepre me respondía que los gatos son unos animales muy bonitos … de lejos! Era su elegante forma de decirme que ni en broma íbamos a tener un gato en casa. En el año 2012  me mudé a Israel. En aquel entonces no sabía la gran cantidad de gatos callejeros que hay en ese país. Hay algunos que incluso te adoptan como “su humano” y se acercan cada día a tu casa para ver lo que andas haciendo… y de paso que les des algo de comida.  Gracias a la relación que establecí con mis nuevos vecinos de cuatro patas  empecé a aficionarme a sacarles fotos.  Aprendí algunos truquillos que quiero compartir hoy contigo:

Ten tu cámara siempre lista para disparar

A la hora de sacar fotos de gatos callejeros, lo suyo es estar preparado. Aunque pienses que eres rápido sacando la cámara, probablemente no serás más rápido que ellos. Recuerda que al fin y al cabo estos pequeños animales son felinos! Y aunque parezca que estén placidamente durmiendo, a la que notan que te mueves un poco… se largan al instante. Lo mejor es que tengas la cámara fuera de la bolsa ya lista para disparar. Yo seleccionaría una velocidad de obturación rápida (no menos de 1/100 segundos) para que los gatos no salgan borrosos y dejaría que la cámara seleccione el resto de parámetros (apertura e ISO). Eso lo puedes hacer utilizando el modo de disparo de Prioridad de velocidad y teniendo activado el auto-ISO. SI no tienes la cámara contigo, echa mano de la cámara de tu teléfono (una de las cosas buenas de estar enganchados al teléfono todo el día es que podemos sacar fotos en cualquier momento).

Este gatito estaba al lado de nuestro coche. Por suerte tenía la cámara conmigo y estaba lista para disparar. Si hubiera  tenido que volver a casa a buscar la cámara, habría perdido mi oportunidad.

No uses el flash

Si usas el flash para sacar una foto de un gato callejero, se asustará de la repentina luz seguramente saldrá corriendo. Lo peor es que seguramente tardará un tiempo en volver a acercarse a tí.No tengas miedo ISO si es necesario

No te cortes con la ISO

En normas generales, siempre es preferible usar un valor de ISO bajo (100-200) para evitar que tus fotos sagan granuladas (lo que se conoce como ruido). Los fabricantes van mejorando las cámaras poco a poco de forma que en los últimos modelos, numeros ISO más altos de 400 aún no provocan demasiado ruido. Independientemente de la cámara, si para tomar una foto de un gato callejero debo elegir entre el aumento de ISO (y el consecuente ruido) o usar velocidad de obturación más lenta, no lo pienso dos veces: aumento la ISO. Prefiero que salga la foto granulada a que salga el gato borroso. Ten en cuenta que aunque no es posible eliminar totalmente el ruido, siempre puedes disminuarlo durante el post-procesado en por ejemplo Lightroom o Photoshop.

En esta foto tuve que aumentar la ISO porque estabamos en un sitio bastante oscuro. Aún así la velocidad de obturación resultó un poco lenta. Lo puedes ver porque la pata sale un poco borrosa. En este caso, creo que el hecho de que la pata sale borrosa queda bien y le da caracter a la foto. Pero si todo el gato hubiera salido borroso, la foto habría quedado fatal.

LLega a conócerlos

Después de un tiempo viviendo en Israel empecé a reconocer a todos los gatos callejeros del barrio. Los gatos son bastante territoriales, así que les gusta estar dentro de las fronteras de lo que ellos consideran “mío”. Si prestas atención, después de un par de semanas te darás cuenta de que siempre te encuentras con los mismos gatos. De vez en cuando hay un gato nuevo, pero básicame el grupo principal se mantiene semana tras semana. Además verás que cada gato tiene su propia personalidad. Llegar a conocerlos un poco te irá bien para bien  tomar decisiones sobre la hora a la que encontrarlos, dónde y si te puedes acercar al gato un poco o te iría mejor usar un objetivo que te permita hacer bastante zoom para poderte quedar un poco lejos.

Una de las cosas que aprendí es a diferenciar al gato mandón. Son generalmente más grandes que los otros y como están bastante seguros de sí mismos, es probable que  no huyan tan fácilmente. Con ellos puede que no  necesites mucho zoom, pero normalmente sí que te recomiendo que uses algo más de 50mm porque no te permitirán acercarte demasiado (alrededor de 100mm debería estar bien). Recuerda, ellos piensan que tú eres un simple humano bajo su mandato. Podrían atacarte si te acercas demasiado o los intentas tocar. Otros gatos en cambio son más miedicas y lo más cerca que puedes llegar es a 50 metros. Para estos necesitarás un ojetivo que te permita hacer bastante zoom.  Unos pocos son más sociables y hasta se te acercan. Aquí puedes usar 50mm e incluso a veces 35mm.

Este gato venía cada día a mi casa durante 4 años (hastá que me mudé). Me adoptó como su Humanoa. Es el jefe  del barrio. Establecimos un acuerdo muy conveniente: él protegía mi casa de otros gatos y yo a cambio le daba leche. Nos entendiamos bien. Aunque no se dejó tocar ni un día, no le molestaba que le sacara fotos.

Estudia sus hábitos

La mayor parte de los gatos tienen hábitos. Tienen un lugar favorito para dormir, visitan un jardín a cierta hora del día, van a la casa de ese vecino a comer un segundo desayuno … si llegas a reconocer un hábito,  puedes anticiparte y estar listo para sacarle fotos al pequeño felino. Incluso puedes esconderte en alguna parte como si fueras un fotógrafo de National Geographic (me encanta hacer esto, me o paso en grande!!)

A este gato le gusta echarse siestas en una de las sillas de mi jardín. Venía casi todos los días. Sólo necesitaba esperar pacientemente escondida en un rincón para tomar esta foto.

Ten paciencia y no te enfades con ellos

Los gatos callejeros son almas libres. Ni posan para las fots y dificilmente harán lo que tú quieras, así que ten paciencia con ellos. probalemente necesitarás sacar un montón de fotos para acabar con sólo una que te guste. te aconsejo que tengas una mentalidad abierta. Quizás el gato no haga lo que a tí te gustaría, pero probablemente hará algo fotogénico en algún momento. O quizás no! Puede que sencillamente huya y te dejé sólo con tu cámara… y sin foto! Si esto te pasa, sencillamente acepalo. Los gatos son así! Si sigues intentándol se irán presentando en el futuro.

Los gatos rara vez hacen lo que quieres o esperas de ellos. Ten la mente abierta para poder apreciar cualquier oportuniad que te den, incuso si lo que deciden hacer es mirar para el otro lado!

Aprovechate de su curiosidad

Los gatos son curiosos por naturaleza. Y esto es bueno a la hora de sacarles fotos. Algunos incluso sienten curiosidad por el ruido que hace el espejo de una cámara DSRL cuando dispara. Sacas una foto de ellos y se te quedan mirando fijamente como si se preguntaran “¿Qué es este ruido?”. Esta es tu oportunidad de tomar una buena foto. Otros gatos necesitan alg más. Por lo general, si juegas con algo delante de ellos o haces un poco de ruido, el gato tenderá a mirar para averiguar lo que estás haciendo.

Este gatito senía tanta curiosidad de los ruidos provenientes de mi cámara que me estuvo mirando fijamente durante algunos segundos  (lo suficiente para sacar una foto).

Centrate en sus ojos

Cuando estamos mirando una foto generalmente nos fijamos en los ojos, así que trata de enfocar en ellos para que salgan bien definidos.

Los ojos de este gato eran bastante impresionantes. 

Qué te han parecido los consejos? ¿Tienes alguna experiencia fotografiando gatos callejeros? Dime si probaste algunos de estos consejos y si te han ido bien! Un saludo y hasta el próximo artículo!

Nota: la version en inglés de este artículo la poderis encontrar en el blog de Sleeklens. Allí escribo artículos semanales sobre fotografía junto otros compañeros de profesión. Echale un ojo al blog porque es de lo más interesante!! 🙂